Cafe Para la Vida · Creando una Patria Libre de Estigmas · Desde la cama de la Lala · Las Cosas De Lala

Mi viejo, libre, siempre LIBRE

Mi viejo, libre, siempre LIBRE

“La lucha nunca cesa.
La vida es lucha
toda por obtener la libertad ansiada.
Lo demás es nada,
es superficie,
es moda”
-Don Juan Antonio Corretjer

En algún momento del 11 de junio, mi viejo bello, Don Pedro Germán González Rosado, caleño de corazón y puertorriqueño libre siempre libre, luego de unas semanas de lucha con la que se sienta a orilla de todas nuestras camas, (y cómo luchó el tipo), este decidió irse con mi madre, pues estoy segura que le dijo a esa: “Tu no me llevas a mí, pendeja, yo me voy contigo, Fedora me está esperando.”. No podría explicarles con palabras, aun con poemas, lo que sentí esa mañana al recibir la noticia. Todavía ando en búsqueda de las mismas para continuar en el proceso de luto, de aceptación, de sanación.

Durante las semanas que mi padre estuvo en el hospital, su carácter nunca cambió, siempre fue el mismo. Las enfermeras y enfermeros gustaban de atenderle, aun cuando había días difíciles con él. Despedirme de él cada tarde era irme con la incertidumbre y la inseguridad, pero aún más con mucho temor. Fui viendo cómo rioiba difuminándose entre la vida y su otra vida. No lo quería aceptar, a veces pienso que aún no lo acepto, pero vamos en ese proceso, lento pero segura de que lo he de lograr porque sé que él así me lo pediría.

Ayer, 21 de agosto de 2016, tal cual él lo había pedido desde siempre: “A mí, a mi cuando muera no me encierren en una caja y no me entierren. A mí me creman y me tiran por el por el puente de Mata de Plátanos en Hato Viejo. A mí me llevan al rio por donde corrí “esnu” y me le escondía a la vieja. En ese río donde amé y desamé… quiero ser libre como siempre lo he sido. Libre en mi río en mi Ciales.”.

Ayer, cuando mi tío habló acerca de papi y del por qué papi había escogido esta manera de ser recordado, hubo lágrimas de emoción, tristeza y hasta de alegría. Ver las cenizas volar en el viento y caer en el río y llegar hasta su piedra favorita, fue saberlo, fue sentirlo. Cerré mis ojos y vi a papi sonreído, parado en su piedra, mirando al cielo con los brazos abiertos, como diciendo: “Soy lo que siempre he sido, libre.”.

Mi padre me enseñó tantas cosas que no puedo resumir en este desahogo/compartir. La libertad es, entre todas las cosas que puede ser, una hatodecisión. Me decía: “Nena, aun en esta condición que nos ha tocado vivir, también por elección, no hay nadie que te quite tu derecho a ser libre. Tú eres libre porque naciste libre y todos los días debes levantarte para luchar por ese derecho que es solo tuyo. Cuando los puertorriqueños logremos abrir los ojos a esta verdad, seremos capaces de meterle mano a la lucha y recuperar la libertad. Mientras esto pase, usted ande con su cabeza en alto, haciendo lo que sienta hacer, sabiendo que con cada acto viene una reacción, haga lo que le dé la gana, viva, goce, sufra, luche, SEA LIBRE, pero también tenga los cojones de aceptar lo que venga atrás, pues esto también es parte de ser libre.

Luego de ver cómo papi se desaparecía en su río, todos nos fuimos al negocio de tío Marcelo, a comer lechón, viandas, gandinga, chicharrón y a beber cerveza y cuba libre, como costumbre González. Hablamos de las anécdotas de papi en su río y su Ciales. No hubo lágrimas, solo sonrisas, carcajadas… hubo LIBERTAD.

Todos los derechos reservados
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s