ElDiarioDeLala · Tres puntitos y otros tereques

Martes de tres puntitos: …por aquello de las memorias y la fibromialgia

fibro11martes 15 de diciembre de 2015
7:00 PM

Querido diario;

Aquí desde mi cama, con el cuerpo entumecido pero feliz. Se siente la satisfacción de la vida en cada milímetro de mi piel arropada por el tiempo. Este pasado fin de semana, a pesar que no se lograron algunas cosas, por aquello de que no siempre se hace lo que se planifica, pude pasar unos momentos muy intensos y se crearon memorias con alma.

Te contaré que el domingo me fui con marido y con Darangelee para el Kiosko de dulces típico de Cabo Rojo. Allí estuvimos conversando en paz, mientras nos tomábamos un rico café y nos comíamos el delicioso emparedado de rigor. Me emociono ver tantas palomas en la plaza. Se acercaban en libertad a nosotros. Sentían seguridad aun estando cerca de nosotros.

2La música navideña que salía de las bocinas del Kiosco, me llevaba a la infancia. El aire navideño junto a esos rayos de sol, tibios y azulados, eran una caricia de nostalgia en mi alma. Hasta el aroma a pueblo, era un despertar. La gente saliendo de misa, los niñitos corriendo tras las palomas, los jóvenes mirando de lejos a las jovencitas que salían de la iglesia, los doncitos en los bancos hablando de sus días de mocedad y las “muchachas” de aquellos tiempos caminando y charlando como en aquellos tiempos… ¡Amo mi isla y sus costumbres de siempre!

Entre esas hazañas que necesito mencionar, es que solo a mí se me ocurre encaramarme en una fuente para sacarme una foto. Yo sabía que lograría subirme y hasta bajarme, pero también sabía que eso repercutiría en una recaída en mi condición de fibromialgia. Más decidí vivir. Me tomé el riesgo de ser nuevamente niña. Me subí a la fuente (tranquilo, estaba apagada y seca) y marido me tomó las fotos y hasta unos videos que no estaban en el acuerdo, pero cada vez que los veo, me tengo que reír desaforadamente. ¡Es que tengo cuatro ocurrencias!

Nos regresamos a casa, tranquilos.

9Mientras pasaba revista a mi Facebook, me percato que uno de mis seres preferidos en la vida, Erik Rodríguez, estaba en el área oeste, osea a tres minutos de casa. Te explico porque tengo que ser tan específica. Este ser al que adoro, fue uno de mis primeros estudiantes, con él desarrolle una amistad como pocas. En verdad con todo ese grupo de estudiantes los lazos que formé aun no los he podido definir. Pero esta no es la razón para ser tan específica en cuanto el tiempo… para ver a Erik, para reencontrarme con él ha sido casi un caso imposible. Cuando viene al área oeste, me entero ya después que se ha regresado. Lleva una vida tan ajetreada y productiva que su tiempo libre es casi nulo. Mas por fin pudimos concatenar ambas agendas y encontrarnos.

Dicen que el que espera siempre sale ganando. Les aseguro que es cierto.

fibro9Ayer, me levanté TEMPRANO, no les miento, me levanté temprano para poder encontrarme con Erik. Así pueden tener una idea de lo importante que es este para mí. Llego al lugar de encuentro y este no había llegado todavía. Lo llamo y marido me dice: “Con calma nena, sin pelearle que ya va a llegar.” Tengo que explicarles esto también, Erik y o realmente nos tratamos como hermanos, como esos hermanos que pelean todo el tiempo y por cualquier cosa por el simple hecho de llevarse la contraria. Para mí es casi un pasatiempo discutir con él, y para él… creerse que tiene la razón es suficiente para pensar que ha ganado la discusión.

Llegó por fin, con su novia Elena. Nos dimos un abrazo de siglos y no te voy a negar, por un instante tuve terror, pensé que como era su costumbre en la universidad, me cogería en brazos y me depositaria en uno de los zafacones de basura del campus. Si, así como lo oyes, ese era uno de sus pasatiempos, solo porque: “es que ella es tan diminuta, ella es una polly pocket”. Las aventuras que vivimos juntos son de antología.

fibro8Comenzamos a conversar, a reír como en aquellos tiempos y de repente llegó otro de los chicos. Fernando Ufret, dormido y arrastrando su cuerpo también se había dado cita con el Erik, para compartir memorias de vida. Seguían llegando los recuerdos como bandadas de gorriones. Era como ver una película en sepia. Ya nos habíamos reído tanto, cuando suena el celular de Erik: “Estamos aquí, en Clara’s, arranca para acá que te vamos a esperar.” Minutos más tarde, Jason con su esposa y sus dos bellezas de crías. Mientras ellos seguían contando y yo les hacía coro, en mi mente solo se escuchaban estas palabras: “Estos condenados lograron sus sueños y yo estuve allí. Estoy tan orgullosas de ellos.” Continuamos conversando, recordando, riéndonos de las ocurrencias del Erik. Y yo, con las mismas palabras de eco en el pecho.

Cuando llegué a casa, con marido, tuve que acostarme de inmediato. Entre la hazaña de la fuente y todas las emociones del reencuentro con los chicos y el haberme levantado temprano, mi cuerpo no resistió y me derribó. Pero valió la pena.

1Mucha gente se cuestiona y me cuestiona acerca de mi fibromialgia, porque no me ven enferma, no me ven mal. Ya estoy acostumbrada a estos cuestionamientos que al principio hasta me ofendían. La fibromialgia no se ve, o eso creen muchos. La fibromialgia se vive. No, no voy a hablar acerca de mis dolores, de ellos he hablado en otras ocasiones y se que hablaré de ellos en otras más. Esta vez quiero hablarte de como esos momentos de felicidad, camaradería y hermandad me ayudan a sobreponerme y combatir los embates de la fibromialgia.

Son esas memorias que creo cuando el cuerpo me lo permite, las que en momentos de crisis son el abrazo y el empujón para continuar. Cuando uno vive con condiciones como la fibromialgia tiene que aprender a vivir la vida de esta manera, capturando los momentos en el que el dolor te permite disfrutar de la vida viva, para que cuando el dolor sea cadenas, estos momentos sirvan de referencia para poder continuar luchando. El dolor siempre estará en mí, pero son estos momentos los que me recuerdan que a pesar del dolor, soy una mujer bendecida y plena.

fibro5Hoy, es cierto que tengo dolor, pero nada ni nadie puede borrarme la sonrisa que tengo no solo en mi rostro, sino en el alma. Haberme encontrado con parte de mis primeros estudiantes y verlos realizados, ver como marido y ellos se enlazaron casi instantáneamente, ver la sonrisa de Darangelee y escuchar su risa gracias a las ocurrencias del Erik… me recuerdan que aun con fibromialgia, mi vida es un beso del cielo.

Un beso celeste;
Lala

 

This slideshow requires JavaScript.

 

 

 

Copyrights 2015

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s